Perfil

José Manuel Castillo, Director de Noticias A Tiempo.Net, Cont: josemlct11@hotmail.com, Cel 809 816-0105, Santiago, República Dominicana.

Dale clic, y escúchala la mejor música tropical.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Amor dominico-venezolano (+ Video)

Grisbel Medina R.
sonriete_gris@hotmail.com

De una patria agrietada por problemas políticos, sociales y económicos, llegó Juan Manuel Ávilas a un país con el espíritu rebosado por sombras luctuosas. El joven, de nacionalidad venezolana, ofreció en estos días un sorbo de amor para soliviantar los calores, la impotencia por los liberados de Odebrecht y las adolescentes sepultadas por la violencia machista en las últimas semanas.

Con el apoyo de sus compañeros del motoconcho, el muchacho llevó anillo, bizcocho y flores al lugar donde trabaja su novia, Yaritza Alexandra. La escena, viralizada en las redes sociales, le ofreció un aliento amoroso a estos días post huracán Irma, pero también mostró la generosa vena de la solidaridad realizada por unos compañeros de trabajo que, no solo le dieron ánimos para organizar la sorpresa, sino que le apoyaron económicamente en la logística.
Yaritza Alexandra y Juan Manuel.

Me luce que Juan Manuel Ávilas, escuchó a la cantante argentina Mercedes Sosa, cuando interpretó el estribillo “¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón”. Porque en este mundo de hoy, tan medido por la felicidad maquillada en Instagram, él ventila sus sentimientos con su chaleco de motoconcho. Y lo hace ante una joven que como él, sale diariamente a forjar sus sueños, a través de un trabajo digno.

En la flor de sus 20 años, la pareja celebra hoy un compromiso, seguido tanto por el público nacional como el extranjero, pues la historia está siendo ampliamente chequeada por los surcos de YouTube. El corazón de Juan Manuel y Yaritza late en tiempos, no de cólera, sino de un manto de impunidad, corrupción y violencia que lastima infinitamente. Como unos “amoritos” de quince años, los muchachos nos regalan un sorbo de agua fresca y el respiro necesario para retomar el amor y sus colores.

No hay comentarios: