Perfil

José Manuel Castillo, Director de Noticias A Tiempo.Net, Cont: josemlct11@hotmail.com, Cel 809 816-0105, Santiago, República Dominicana.

Aliada a tu éxito.

lunes, 6 de agosto de 2018

Creo en el trabajo de Luis Ernesto Camilo, no en la mayoría del pleno de la JAC

Por Pedro Domínguez

Cuando el presidente Danilo Medina nombró mediante decreto 246-16, el 14 de septiembre del 2016, al abogado Luis Ernesto Camilo, al frente de la Junta de Aviación Civil (JAC), implantó de inmediato la política de puertas abiertas, lo contrario a la política de puerta cerrada que practicó el antecesor, el piloto aviador Roger Jover.

Camilo, con amplia experiencia en la administración pública dominicana, ha sabido ganarse el cariño de muchos de los integrantes de la Industria Aérea Dominicana, entre lo que me encuentro, por su política de recibir en su despacho a todos los integrantes del Sector de la Aviación Nacional y darle respuesta a muchas de sus necesidades.


Al momento de su nombramiento expresé mi alegría porque un político de las condiciones de Luis Ernesto Camilo fuera colocado en la institución que traza la política aérea del país, no sin antes realizar el comentario de que si le dejaban la conformación de la JAC con los mismo miembros que se han mantenido durante décadas, su trabajo se vería afectado, como en la actualidad ha sucedido con las decisiones que se han tomado recientemente que perjudican a las líneas aéreas nacionales Air Century y Sky High Aviation Servicies.

En ninguna parte del mundo un organismo como la JAC legislaría para favorecer a las líneas aéreas extranjeras en contra de las nacionales, como es el caso de concederle la 5 y 7 libertad a InterCaribbean Airways, de Providenciales, una isla perteneciente a las Islas Turcas y Caicos.


En la Junta de Aviación Civil (JAC) la mayoría de sus miembros no conocen nada de la Industria Aérea y levantan las manos en las votaciones sin saber si favorece o no al país, solo influenciados por lo que controlan dicho organismo, eso lo puedo decir con conocimiento de causa ya que tuve la oportunidad de conocer esta institución en el año 2002 cuando fui presidente de la Asociación Nacional de Pilotos (ANP) y en ese entonces ésta por decreto pertenecía a la JAC.

Quiero relatar una experiencia que viví en una de las secciones en la cual participé: se estaba votando para permitir la operación de una línea aérea foránea que quería operar desde República Dominicana, en vista que la votación fue contraria a los intereses que la promovían, uno de esos miembros, que le ha ido muy bien como miembro de la JAC, solicitó que la votación se quedara para la próxima sección, moción que fue aprobada.

Fue muy extraño para mi recibir una primera llamada del jefe de mantenimiento de esta línea aérea en proceso de certificarse para que pasara por la oficina del dueño de la franquicia en el país, invitación a la que no acudí, para luego recibir otra llamada de parte del jefe de pilotos invitándome de nuevo a que pasara por la misma oficina, preguntándole en esta ocasión que si me lo podía decir por teléfono el cual me respondió que no, tampoco acudí a la segunda invitación.

Lo interesante fue que en la sección siguiente apenas dos mantuvimos nuestro voto, los demás miembros cambiaron de parecer y votaron a favor del proyecto.

Que paso ahí? No lo sé, pero si cosas como esta están sucediendo hoy en día, es posible que el don del convencimiento les esté afectando a los honorables miembros de la Junta de Aviación Civil de la República Dominicana y es por eso que se toman decisiones como ésta en contra de la aviación nacional.

No hay comentarios: