Perfil

José Manuel Castillo, Director de Noticias A Tiempo.Net, Cont: josemlct11@hotmail.com, Cel 809 816-0105, Santiago, República Dominicana.

jueves, 12 de julio de 2018

La rana que quería cambiar el bosque

Por César Román

Una hermosa mañana estaba una rana,
echada en una laguna de aguas claras,
cerca, pero muy cerca estaba una iguana,
metiendo la cola tranquila en el agua.

Con prudencia y calma se acercó a la rana,
preguntó qué hacía esa hermosa mañana,
debajo de peñas cubiertas de lama,
si tejía un cuento o tejía una trama.


La rana pensaba, soñaba y soñaba,
en cambiar las flores, los peces del agua,
transformar el bosque, recortar las ramas,
volver brillante la luna plateada.

Prudente la iguana según la escuchaba,
la miraba dudosa y más se preguntaba,
¿Cómo haría la rana con meta sana,
para cambiar peces y plantas del agua?

La rana inspirada hablaba y hablaba,
la iguana tranquila solo la escuchaba.
“Cambiaré las yerbas llenas de cizañas,
también los estanques llenos de pirañas”.

Y la rana ufana de su gran hazaña,
La iguana serena detectó una falla;
la dijo al oído, como cosa extraña,
la rana ofendida replicó con saña:

“No puedo cambiar, yo no puedo hacer nada.”
Y llena de asombro protestó la iguana,
susurró con su calma a la ilusa rana:
“Si no cambias tú, no podrás cambiar nada”.

Moraleja: Queremos cambiar el mundo, pero no queremos cambiar nosotros.

No hay comentarios: