Perfil

José Manuel Castillo, Director de Noticias A Tiempo.Net, Cont: josemlct11@hotmail.com, Cel 809 816-0105, Santiago, República Dominicana.

martes, 11 de octubre de 2016

“No más sueldo cebolla”: policías y sus familiares exigen aumento salarial

Foto: Carmen Suárez/Acento.com.do
“No es posible que un policía tenga que lidiar con tantas precariedades con 7 mil pesos brutos y en neto 5 mil. Si somos la economía que más crece en América Latina, ¿por qué eso no se refleja en los policías y si en los funcionarios que tienen sueldos lujosos?”.


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- “No más sueldo cebolla”, fue la consigna que vio el Sol caer la tarde de este lunes 10 de octubre justo en la “plazoleta de las protestas” en el edificio de las Oficinas Gubernamentales.

La segunda semana del mes de octubre, inició con policías activos, retirados, pensionados y sus familiares, exigiendo un aumento salarial a un mínimo de 25 mil pesos.

Karen Ulerio, de 25 años de edad, caminó desde el palacio de la Policía Nacional hasta el palacio de la Presidencia de la República, con su bebe de dos meses en brazos y su pequeña de 5 años, de manos.

Dijo que junto a su marido, un sargento de la Policía Nacional, sobreviven con un salario de apenas cinco mil pesos. “Sobrevivimos es la palabra, porque con eso ni la leche del niño podemos costear”.
La joven decidió no revelar la identidad de su pareja, para que no surjan represalias en su contra. “Estoy aquí luchando por él, porque si es él que viene pueden hacerle algo”, dijo.


“¿Por qué eso no se refleja en los policías y si en los funcionarios que tienen sueldos lujosos?”

“Esa marcha va a llegar al Palacio Nacional”, vociferaba al tiempo que caminaba árida y entusiasta, con megáfonos y pancartas en manos al unísono junto a los demás presentes.

Delante se encontraba Daurin Muñoz, ex raso de la Policía Nacional, cancelado luego de emitir un vídeo donde relataba como vivían los agentes de dicha institución y las vejaciones a las que son sometidos.

Muñoz manifestó estar allí por segunda ocasión en reclamo de un aumento significativo para los policías y un trato con dignidad, así como que se mejoren las relaciones y que se acaben los maltratos a que son sometidos los agentes.

Señaló ser la segunda caminata, pero que es una lucha que terminará cuando el Presidente de la República acepte las exigencias y cambié la vida de los miembros de la institución del orden civil.

“No es posible que un policía tenga que lidiar con tantas precariedades con 7 mil pesos brutos y en neto 5 mil. Si somos la economía que más crece en América Latina, ¿por qué eso no se refleja en los policías y si en los funcionarios que tienen sueldos lujosos?”, cuestionó Muñoz.

A su frente, Mario Tavarez lloraba al relatar como su hijo de 34 años y con cuatro hijos, solo devenga 10 mil pesos. “No se sostiene y pasa mucho trabajo. Siempre lo quieren llevar lejos”, cuenta entre sollozos el padre.

Veintiún años en los frentes de la Policía Nacional dijo haber pasado Cecilio Ferrera, al tiempo que expresó su pesar de que aunque brindó su vida a la institución su pensión no le alcanza para la compra de sus medicamentos.

“No deja nada haber brindado media vida para la seguridad de mi país”, agregó.

“Un voto de respeto”

A las 4 y 15 de la tarde, los policías y sus familiares eran custodiados por sus similares, quienes ataviados de sus uniformes y chalecos luminosos los detenían en el margen que componen la Avenida México y la calle Doctor Delgado.

“No nos iremos de aquí, hasta que no seamos recibidos”, argumenta el ex raso Starlin Cruz Gómez quien acudió uniformado a la protesta pacífica.

Explicó que solo espera su baja. “No quiero aguantar más maltratos ni seguir recibiendo más insultos y ofensas”.

Acusó al Mayor Jiménez Regalado de la comunidad de Laguna Salada en la provincia de Mao, de obligarlo a realizar actos que según calificó están fuera del trabajo de los agentes policiales.

Starlin estaba acompañado de su padre Juan Rafael Cruz, sargento mayor retirado. “Yo eduqué a mi hijo para que sirva a través de la Policía porque amo mi institución, pero no para que sea sometido a tantos improperios y daños”.

Cruz reiteró el apoyo a su hijo de 21 años de edad, para que se marche y continúe su carrera como Ingeniero Civil.

Junto a él, otro ex raso que también espera su carta de baja. Abraham Guzmán dijo haber difundido un vídeo donde cuenta la realidad que ha vivido y tras ello, ha recibido amenazas.

“Me quieren hacer daño, luego de haber dicho la verdad de lo que pasa. Por esto estoy hoy aquí”, destacó.

No hay comentarios: