Perfil

José Manuel Castillo, Director de Noticias A Tiempo.Net, Cont: josemlct11@hotmail.com, Cel 809 816-0105, Santiago, República Dominicana.

viernes, 22 de noviembre de 2019

Aromas


Por Miguel Cruz Suárez/Noticias A Tiempo

Como chispas que desencadenan recuerdos, así son los olores. La mente anda por un sitio y de pronto, llega un aroma conocido y te lleva a otros lugares, situaciones o gentes que en el pasado marcaron tu vida de algún modo.


Alguien destapa un frasco de perfume cerca de ti y esa fragancia es la misma que alguna vez usaste para irte un domingo a visitar la novia de entonces, muchacha para la cual, la cosa es más difícil, pues en mi adolescencia casi todos usábamos el mismo perfume y ahora la chica de antaño, si se topa con el olorcito de marras, podría sufrir una seria confusión a la hora de discernir a cuál de los chamacos está recordando.

A veces regreso a mi pueblo natal y el olor a mieles y guarapos que brota del Central Azucarero, es como un detonante que me lanza hasta los tiempos de una juventud rural, feliz y esforzada; cargada de juegos de pelota, de exceso de pedales, de extraordinarios descubrimientos gastronómicos nacidos en pleno Periodo Especial y de otras miles de iniciativas que nos permitieron resistir y seguir adelante.

Cuando entreabro un libro nuevo, ese olor de sus páginas me remolca a mi espacio de trabajo en los años 90 y recuerdo una ocasión en que tuvimos la tarea de reunir obras preferiblemente de la literatura universal para donarlas a las prisiones, en el sano empeño de llevar a estos lugares el conocimiento y la cultura. Un día me dio por revisar alguno de los textos donados y descubrí un: MANUAL PARA USO DEL TRACTOR BELARUS MTZ 80 y para colmo en idioma ruso, mandé llamar al que lo había entregado porque me pareció un poquito irrespetuoso con los reclusos y el hombre muy campante se justificó con un argumento inolvidable: AH, A MI NO ME PARECE INJUSTO, UNO DE ESOS TIPOS LE ROBÓ EL TRACTOR A PAPÁ, OJALA LE TOQUE EL LIBRITO.

Otros olores son desagradables, recuerdan situaciones adversas, sustos que te da la vida. A Fefa la mordió un perro cuando pequeña y su madre en medio del nerviosismo se confundió y le lavó la herida con aromatizante, aquello fue traumático y ahora la mujer se ha tenido que divorciar porque su actual marido ha entrado al gremio de los vendedores callejeros de AROMATIZANTES-CEPILLOS –ESCOBAS Y TRAPEADORES, pretendiendo llevar a su casa, nada menos que el mismo aroma asociado a aquella terrible experiencia infantil.

Por otro lado está, lo que huele a peligro, que no siempre encuentra a todas las narices preparadas para percibirlo, porque si fuera así, mi vecino (Pedro el Pelícano) tendría un maravilloso futuro como premonitor de cosas malas, debido a la amplia capacidad olfativa instalada en su rostro.

Otros se la huelen, como se dice comúnmente y ponen pie en polvorosa a la hora buena y por último están aquellos a quienes les gusta oler cierta parte del cuerpo a sus amos, bastante comunes entre los mercenarios y bastante despreciados entre los cubanos.

El autor es cubano, colaborador de los periódicos Granma y Juventud Rebelde.

No hay comentarios: